Catecismo Tomista

El Credo, el Padreneustro y los Mandamientos. El Avemaría, los dos preceptos de la Caridad, y los artículos de la fe y los Sacramentos de la Iglesia.

Autor:  Santo Tomás de Aquino

Editorial: Vortice

I.S.B.N: 978-9874760395

Nro. de Páginas: 317

Tamaño: 12x18cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“No sólo les es necesario a los cristianos creer en un solo Dios, y en que Él es el creador del cielo y de la tierra y de todas las cosas, sino que también les es necesario creer que este Dios es Padre, y que Cristo es el verdadero Hijo de Dios”.

“Todo lo que poseemos -el alma, el cuerpo, los bienes exteriores- lo recibimos d edios, por tanto es menester que con todo ello le sirvamos, y que lo amemos con todo el ocrazón. Muy ingrato sería aquel que teniendo presentes los beneficios que alguien le ha hecho, no le correspondiera con amor”

“Entre todos los preceptos que dio Cristo a sus discípulos al despedirse de ellos, les recomendó especialmente éste cuando dijo <Éste es mi mandamiento que os améis unos a otros como yo os he amado>”.

 

Catecismo Tomista

$1.400,00

¡10% OFF comprando 1 o más!

Vas a poder aprovechar esta promoción en cualquier producto de la tienda.

Catecismo Tomista $1.400,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Catecismo Tomista

El Credo, el Padreneustro y los Mandamientos. El Avemaría, los dos preceptos de la Caridad, y los artículos de la fe y los Sacramentos de la Iglesia.

Autor:  Santo Tomás de Aquino

Editorial: Vortice

I.S.B.N: 978-9874760395

Nro. de Páginas: 317

Tamaño: 12x18cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“No sólo les es necesario a los cristianos creer en un solo Dios, y en que Él es el creador del cielo y de la tierra y de todas las cosas, sino que también les es necesario creer que este Dios es Padre, y que Cristo es el verdadero Hijo de Dios”.

“Todo lo que poseemos -el alma, el cuerpo, los bienes exteriores- lo recibimos d edios, por tanto es menester que con todo ello le sirvamos, y que lo amemos con todo el ocrazón. Muy ingrato sería aquel que teniendo presentes los beneficios que alguien le ha hecho, no le correspondiera con amor”

“Entre todos los preceptos que dio Cristo a sus discípulos al despedirse de ellos, les recomendó especialmente éste cuando dijo <Éste es mi mandamiento que os améis unos a otros como yo os he amado>”.