De Kirkegord a Tomás de Aquino. Introducción a la Filosofía.

Autor: Leonardo Castellani

Editorial: Athanasius Editor

Nro. de Páginas: 274

Tamaño: 15 x 21 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“Kikergord fue a la vez un gran poeta -aunque no escribió versos- , un gran filósofo y un gran teólogo, el intérprete más grande de la Biblia que ha existido después de San Juan Damasceno. Su obra total puede ser calificada de filosofía de la religión, aunque es la filosofía más varia e inasible que se pueda imaginar, imposible de reducir a sistema. 

Exactamente, su obra hubiese sido reconocida por los antiguos como un Itinerarium Mentis: como un cuaderno de ruta de ascensión mística;... un descenso a los subterráneos de una especie de largo purgatorio, que sólo termina con su muerte... 

Nacido bajo el signo de Lutero e imbuido de él desde la cuna, terminó su camino bajo el signo de Tomás de Aquino, coincidiendo con él en todas sus posiciones escenciales

Un hombre solo no puede salvar a una sociedad de la ruina; pero un hombre solo puede ser vuelto por Dios una Señal de que una sociedad va a la ruina.” Leonardo Castellani

 

De Kirkegord a Tomás de Aquino. Introducción a la Filosofía.

$850,00
De Kirkegord a Tomás de Aquino. Introducción a la Filosofía. $850,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

De Kirkegord a Tomás de Aquino. Introducción a la Filosofía.

Autor: Leonardo Castellani

Editorial: Athanasius Editor

Nro. de Páginas: 274

Tamaño: 15 x 21 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“Kikergord fue a la vez un gran poeta -aunque no escribió versos- , un gran filósofo y un gran teólogo, el intérprete más grande de la Biblia que ha existido después de San Juan Damasceno. Su obra total puede ser calificada de filosofía de la religión, aunque es la filosofía más varia e inasible que se pueda imaginar, imposible de reducir a sistema. 

Exactamente, su obra hubiese sido reconocida por los antiguos como un Itinerarium Mentis: como un cuaderno de ruta de ascensión mística;... un descenso a los subterráneos de una especie de largo purgatorio, que sólo termina con su muerte... 

Nacido bajo el signo de Lutero e imbuido de él desde la cuna, terminó su camino bajo el signo de Tomás de Aquino, coincidiendo con él en todas sus posiciones escenciales

Un hombre solo no puede salvar a una sociedad de la ruina; pero un hombre solo puede ser vuelto por Dios una Señal de que una sociedad va a la ruina.” Leonardo Castellani