El Divino Ignorado

Autor:  Mons. Maurice Landrieux

Editorial: Alfa Ediciones

Nro. de páginas: 160

Tamaño: 15 x 21 cm

Tapa: Blanda 

Idioma: Español

 

SINÓPSIS

¿Es más concebible, acaso, que en los tiempos modernos, en plena civilización cristiana, el Espíritu Santo, que es el alma vivificante de la Iglesia, su principio de acción, su calor, su fuerza, su luz, que la mueve, la inspira y la dirige; es más concebible que el Espíritu Santo, que vive en nosotros, de hecho, por la gracia santificante, puesto que se identifica prácticamente con ella, sea siempre el  Gran Ignorado, no sólo por aquellos que no conocen la Eucaristía, ni siquiera por los católicos inconsecuentes que creen y que se abstienen, sino por los que comulgan frecuentemente?

Sin duda que no es el desconocido, sino el olvidado: no se piensa en Él.

¿Dios Padre?... ¿Dios Hijo?... Sí. Detrás de estas palabras, hay una idea concreta, precisa. Pero el Espíritu Santo queda perdido en un lejano y nebuloso misterio.

 

El Divino Ignorado

$1.390,00

¡10% OFF comprando 1 o más!

Vas a poder aprovechar esta promoción en cualquier producto de la tienda.

El Divino Ignorado $1.390,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

El Divino Ignorado

Autor:  Mons. Maurice Landrieux

Editorial: Alfa Ediciones

Nro. de páginas: 160

Tamaño: 15 x 21 cm

Tapa: Blanda 

Idioma: Español

 

SINÓPSIS

¿Es más concebible, acaso, que en los tiempos modernos, en plena civilización cristiana, el Espíritu Santo, que es el alma vivificante de la Iglesia, su principio de acción, su calor, su fuerza, su luz, que la mueve, la inspira y la dirige; es más concebible que el Espíritu Santo, que vive en nosotros, de hecho, por la gracia santificante, puesto que se identifica prácticamente con ella, sea siempre el  Gran Ignorado, no sólo por aquellos que no conocen la Eucaristía, ni siquiera por los católicos inconsecuentes que creen y que se abstienen, sino por los que comulgan frecuentemente?

Sin duda que no es el desconocido, sino el olvidado: no se piensa en Él.

¿Dios Padre?... ¿Dios Hijo?... Sí. Detrás de estas palabras, hay una idea concreta, precisa. Pero el Espíritu Santo queda perdido en un lejano y nebuloso misterio.