LAS PARÁBOLAS DEL EVANGELIO SEGÚN LOS PADRES DE LA IGLESIA

El misterio de la Iglesia

Autor: SÁENZ, ALFREDO

Editorial: GLADIUS

I.S.B.N: 950-9674583

Nro. de Páginas: 273

Tamaño: 14 x 19,5 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

¿Vale la pena leer los comentarios patrísticos de la Sagrada Escritura? La respuesta que se dé a esta cuestión depende ciertamente de la idea que se tenga de la exégesis bíblica y de la teología. Si nos dejamos llevar por la ola “biblista”, “historicista” o “sociologista” de hacer teología, el estudio de los Padres será considerado, por lo menos, vano y hasta inútil. Pero ello no es así, como lo ha recordado recientemente la Congregación para la Educación Católica al decir: “Tales orientaciones, al mismo tiempo que empobrecen y desnaturalizan la exégesis misma, quebrando su natural unidad con la Tradición, disminuyen indudablemente la estima y el interés por las obras patrísticas. La exégesis de los Padres, en cambio, podrías abrirnos los ojos a otras dimensiones de la exégesis espiritual y de la hermenéutica que completarían la histórico-crítica,” enriqueciendo la de intuiciones profundamente teológicas”.

La Iglesia pide que volvamos a los Padres para que el estudio de la Sagrada Escritura sea fructífero y progrese adecuadamente. Hoy más que nunca necesitamos de su guía. Tenemos que volver a las fuentes para revitalizar la inteligencia de lo divino. Las obras de los Santos Padres no sólo no se explican las Escritura y esclarecen el misterio de Cristo, sino que también nos enseñan a leer la Palabra de Dios y a hacer teología.

Pensamos que los especialistas y el público en general, los biblistas y el pueblo fiel, se beneficiarán con la lectura de esta obra que trae a nuestras manos lo más preciado de la tradición.

 

BIOGRAFÍA

Alfredo Sáenz nació en Buenos Aires el 21 de enero de 1932. Ingresó en el Noviciado de la Compañía de Jesús en 1949. Tras concluir el trienio de Humanidades hizo sus estudios de Filosofía y Teología en el Colegio Máximo de San Miguel, obteniendo allí la Licenciatura en Filosofía. El 21 de diciembre de 1962 se ordenó de sacerdote. Dos años después fue enviado a Roma para perfeccionar sus conocimientos. Se inscribió en la Universidad Pontificia de San Anselmo, donde elaboró su tesis académica sobre un tema patrístico, siéndole conferido el Doctorado en Teología con especialización en Sagrada Liturgia.

Vuelto a la Argentina, enseñó en el Colegio Máximo de San Miguel, y luego, a requerimiento del Arzobispo de Paraná, mons. Adolfo S. Tortolo, colaboró durante varios años en el Seminario de dicha Arquidiócesis, dedicándose a la formación de los seminaristas, a través de la dirección espiritual y la docencia. En ese lapso fue asimismo secretario de redacción de la revista cuatrimestral Mikael, donde escribieron personalidades del país y del extranjero, y que llegó a totalizar 33 volúmenes a lo largo de 11 años.

Actualmente vive en Buenos Aires, en la Residencia “Regina Martyrum”, de la Compañía de Jesús, donde se dedica a una intensa actividad literaria. Ha escrito más de un centenar de artículos y cerca de 60 libros. Es, además, profesor de Patrística en la Facultad de Teología de San Miguel, dependiente de la Universidad del Salvador, conferencista y predicador de Ejercicios Espirituales.

El Misterio de la Iglesia

$700,00
El Misterio de la Iglesia $700,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

LAS PARÁBOLAS DEL EVANGELIO SEGÚN LOS PADRES DE LA IGLESIA

El misterio de la Iglesia

Autor: SÁENZ, ALFREDO

Editorial: GLADIUS

I.S.B.N: 950-9674583

Nro. de Páginas: 273

Tamaño: 14 x 19,5 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

¿Vale la pena leer los comentarios patrísticos de la Sagrada Escritura? La respuesta que se dé a esta cuestión depende ciertamente de la idea que se tenga de la exégesis bíblica y de la teología. Si nos dejamos llevar por la ola “biblista”, “historicista” o “sociologista” de hacer teología, el estudio de los Padres será considerado, por lo menos, vano y hasta inútil. Pero ello no es así, como lo ha recordado recientemente la Congregación para la Educación Católica al decir: “Tales orientaciones, al mismo tiempo que empobrecen y desnaturalizan la exégesis misma, quebrando su natural unidad con la Tradición, disminuyen indudablemente la estima y el interés por las obras patrísticas. La exégesis de los Padres, en cambio, podrías abrirnos los ojos a otras dimensiones de la exégesis espiritual y de la hermenéutica que completarían la histórico-crítica,” enriqueciendo la de intuiciones profundamente teológicas”.

La Iglesia pide que volvamos a los Padres para que el estudio de la Sagrada Escritura sea fructífero y progrese adecuadamente. Hoy más que nunca necesitamos de su guía. Tenemos que volver a las fuentes para revitalizar la inteligencia de lo divino. Las obras de los Santos Padres no sólo no se explican las Escritura y esclarecen el misterio de Cristo, sino que también nos enseñan a leer la Palabra de Dios y a hacer teología.

Pensamos que los especialistas y el público en general, los biblistas y el pueblo fiel, se beneficiarán con la lectura de esta obra que trae a nuestras manos lo más preciado de la tradición.

 

BIOGRAFÍA

Alfredo Sáenz nació en Buenos Aires el 21 de enero de 1932. Ingresó en el Noviciado de la Compañía de Jesús en 1949. Tras concluir el trienio de Humanidades hizo sus estudios de Filosofía y Teología en el Colegio Máximo de San Miguel, obteniendo allí la Licenciatura en Filosofía. El 21 de diciembre de 1962 se ordenó de sacerdote. Dos años después fue enviado a Roma para perfeccionar sus conocimientos. Se inscribió en la Universidad Pontificia de San Anselmo, donde elaboró su tesis académica sobre un tema patrístico, siéndole conferido el Doctorado en Teología con especialización en Sagrada Liturgia.

Vuelto a la Argentina, enseñó en el Colegio Máximo de San Miguel, y luego, a requerimiento del Arzobispo de Paraná, mons. Adolfo S. Tortolo, colaboró durante varios años en el Seminario de dicha Arquidiócesis, dedicándose a la formación de los seminaristas, a través de la dirección espiritual y la docencia. En ese lapso fue asimismo secretario de redacción de la revista cuatrimestral Mikael, donde escribieron personalidades del país y del extranjero, y que llegó a totalizar 33 volúmenes a lo largo de 11 años.

Actualmente vive en Buenos Aires, en la Residencia “Regina Martyrum”, de la Compañía de Jesús, donde se dedica a una intensa actividad literaria. Ha escrito más de un centenar de artículos y cerca de 60 libros. Es, además, profesor de Patrística en la Facultad de Teología de San Miguel, dependiente de la Universidad del Salvador, conferencista y predicador de Ejercicios Espirituales.