LA CRISTIANDAD Y SU COSMOVIDIÓN 

Autor: SÁENZ, ALFREDO

Editorial: GLADIUS

I.S.B.N: 978-9509574929

Nro. de Páginas: 390

Tamaño: 15 x 21,5 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

La Cristiandad se presenta como una alternativa de acuciante actualidad. El P. Alfredo Sáenz analiza su cosmovisión, para lo cual incursiona en sus facetas históricas, políticas, culturales, sociales y artísticas, cerrando el libro con un análisis de la cristiandad o modernidad, desde el Renacimiento hasta el proyecto del Nuevo Orden Mundial.

La cristiandad fue un hecho histórico, una realidad concentrada, no una mera utopía de gabinete. Ello no significa que haya sido la realización perfecta del ideal soñado, la cual es imposible en la tierra. Con todo, si hubo algún período de la historia en que el poder político y el orden temporal reconocieron la superioridad del orden sobrenatural, fue la Edad Media.

Sería vano propugnar un retorno a la Edad Media. En la historia no existen los retornos.Se trata, sí, de volver al ideal de la Cristiandad, a ese espíritu transido de nostalgia del cielo, a esa cultura que empalma con la trascendencia, a esa política ordenada al bien común, a ese trabajo entendido como que hacer santificante. Volver a la verticalidad espiritual que fue capaz de elevar las catedrales, a la inteligencia enciclopédica que supo elaborar sumas de toda índole, aquella matriz que engendró monjes y caballeros, que puso la fuerza armada al servicio no de la injusticia sino de la verdad desarmada, al culto de Nuestra Señora, y a la valoración del humor y la eutropelia.

¿No parece una utopía soñar hoy con un Renacimiento de la cristiandad? también debió parecer lo pensar en ella, proyectarla, Aunque más no fuera con la imaginación, en la época de las catacumbas o en el transcurso de las invasiones bárbaras. y sin embargo. tanto en uno como en otro, los mejores cristianos de aquellos tiempos jamás renunciaron a dicho proyecto, aún cuando no pudiera ser concretado inmediatamente. Cómo San Agustín, quien en medio de los desastres de su época escribió De Civitate Dei, que sería el libro de cabecera de la cristiandad medieval.

El autor hace suyas las inspiradas palabras de Berdiaeff: “Nos inclinamos a creer que lo mejor, lo más bello y lo más amable se encuentra no en el porvenir, si, y que se en encontró en, por eternidad y suscitaba lo eterno”.

La Cristiandad y su Cosmovisión

$1.000,00
La Cristiandad y su Cosmovisión $1.000,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

LA CRISTIANDAD Y SU COSMOVIDIÓN 

Autor: SÁENZ, ALFREDO

Editorial: GLADIUS

I.S.B.N: 978-9509574929

Nro. de Páginas: 390

Tamaño: 15 x 21,5 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

La Cristiandad se presenta como una alternativa de acuciante actualidad. El P. Alfredo Sáenz analiza su cosmovisión, para lo cual incursiona en sus facetas históricas, políticas, culturales, sociales y artísticas, cerrando el libro con un análisis de la cristiandad o modernidad, desde el Renacimiento hasta el proyecto del Nuevo Orden Mundial.

La cristiandad fue un hecho histórico, una realidad concentrada, no una mera utopía de gabinete. Ello no significa que haya sido la realización perfecta del ideal soñado, la cual es imposible en la tierra. Con todo, si hubo algún período de la historia en que el poder político y el orden temporal reconocieron la superioridad del orden sobrenatural, fue la Edad Media.

Sería vano propugnar un retorno a la Edad Media. En la historia no existen los retornos.Se trata, sí, de volver al ideal de la Cristiandad, a ese espíritu transido de nostalgia del cielo, a esa cultura que empalma con la trascendencia, a esa política ordenada al bien común, a ese trabajo entendido como que hacer santificante. Volver a la verticalidad espiritual que fue capaz de elevar las catedrales, a la inteligencia enciclopédica que supo elaborar sumas de toda índole, aquella matriz que engendró monjes y caballeros, que puso la fuerza armada al servicio no de la injusticia sino de la verdad desarmada, al culto de Nuestra Señora, y a la valoración del humor y la eutropelia.

¿No parece una utopía soñar hoy con un Renacimiento de la cristiandad? también debió parecer lo pensar en ella, proyectarla, Aunque más no fuera con la imaginación, en la época de las catacumbas o en el transcurso de las invasiones bárbaras. y sin embargo. tanto en uno como en otro, los mejores cristianos de aquellos tiempos jamás renunciaron a dicho proyecto, aún cuando no pudiera ser concretado inmediatamente. Cómo San Agustín, quien en medio de los desastres de su época escribió De Civitate Dei, que sería el libro de cabecera de la cristiandad medieval.

El autor hace suyas las inspiradas palabras de Berdiaeff: “Nos inclinamos a creer que lo mejor, lo más bello y lo más amable se encuentra no en el porvenir, si, y que se en encontró en, por eternidad y suscitaba lo eterno”.