“La visión de una encrucijada es, en un sentido verdadero, el signo de la Cruz. Porque el signo de algo verdaderamente cristiano; esa aguda combinación de libertad y limitación qué llamamos elección.”
Estas palabras nos dejan percibir el singular estado existencial en el que fueron escritas: Chesterton maduraba la decisión de convertirse a la Iglesia Católica.
Este libro constituye una especie de diario de viaje que nos relata sus impresiones de Tierra Santa, las cuales provocan -como es habitual en nuestro autor- las más lúcidas y agudas reflexiones.

La Nueva Jerusalén

La Nueva Jerusalén
“La visión de una encrucijada es, en un sentido verdadero, el signo de la Cruz. Porque el signo de algo verdaderamente cristiano; esa aguda combinación de libertad y limitación qué llamamos elección.”
Estas palabras nos dejan percibir el singular estado existencial en el que fueron escritas: Chesterton maduraba la decisión de convertirse a la Iglesia Católica.
Este libro constituye una especie de diario de viaje que nos relata sus impresiones de Tierra Santa, las cuales provocan -como es habitual en nuestro autor- las más lúcidas y agudas reflexiones.