Los padres del desierto, las fuentes de la vida.

Autor:  P. Fr. Alberto García Vieyra O.P

Editorial: Alfa Ediciones

Nro. de Páginas: 147

Tamaño: 15 x 21cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

San Pablo primer ermitaño, San Antonio abad, San Pacomio, San Juan Casiano, y una larga lista de monjes-ascetas-místicos cristianos poblaron los desiertos de Oriente y Occidente, desde Palestina hasta España. Ellos fueron llevados por el Espíritu al desierto, para ser tentados por el diablo y vencerlo, como hizo el mismo Cristo. (cfr. Lc. 4, 1-2)

Ellos con sus enseñanzas y ejemplos nos muestran el camino de la verdadera espiritualidad cristiana.

La lectura contemplativa de la Palabra de Dios, leída a la luz de la Tradición apostólica, la prudencia y el discernimiento, la pureza del corazón como objetivo inmediato del monje, la lucha contra los pecados capitales: éstas son las armas que nos entregan para alcanzar la perfección cristiana y la unión con Dios.

 

Los padres del desierto, las fuentes de la vida.

$1.400,00

¡10% OFF comprando 1 o más!

Vas a poder aprovechar esta promoción en cualquier producto de la tienda.

Los padres del desierto, las fuentes de la vida. $1.400,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Los padres del desierto, las fuentes de la vida.

Autor:  P. Fr. Alberto García Vieyra O.P

Editorial: Alfa Ediciones

Nro. de Páginas: 147

Tamaño: 15 x 21cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

San Pablo primer ermitaño, San Antonio abad, San Pacomio, San Juan Casiano, y una larga lista de monjes-ascetas-místicos cristianos poblaron los desiertos de Oriente y Occidente, desde Palestina hasta España. Ellos fueron llevados por el Espíritu al desierto, para ser tentados por el diablo y vencerlo, como hizo el mismo Cristo. (cfr. Lc. 4, 1-2)

Ellos con sus enseñanzas y ejemplos nos muestran el camino de la verdadera espiritualidad cristiana.

La lectura contemplativa de la Palabra de Dios, leída a la luz de la Tradición apostólica, la prudencia y el discernimiento, la pureza del corazón como objetivo inmediato del monje, la lucha contra los pecados capitales: éstas son las armas que nos entregan para alcanzar la perfección cristiana y la unión con Dios.