Catecismo para Adultos. 16 lecciones sobre el Verbo Encarnado

Autor: Leonardo Castellani

Editorial: Grupo Patria Grande

Nro. de Páginas: 189

Tamaño: 14 x 20cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“La Doctrina de la Fe, que Dios reveló, no está propuesta como un invento de la filosofía, que se pueda perfeccionar por el ingenio humano, sino como un depósito divino entregado a la esposa de Cristo, y ha de ser fielmente custodiada e infaliblemente declarada. Por esto, los dogmas sagrados han de ser mantenidos para siempre en el sentido declarado una vez por la Santa Madre Iglesia, y nunca hay que apartarse de ese sentido con el pretexto de hacerlos más inteligibles” Primer Concilio Vaticano

 

“Afirmamos que la mayor parte de quienes se condenan, sufren para toda la eternidad esa desgracia a causa de su ignorancia de los misterios de la fe, que deberían necesariamente saber y creer para poder ser contados entre los elegidos” Benedicto XIV

 

Catecismo para Adultos. 16 lecciones sobre el Verbo Encarnado.

$6.400,00
Sin stock
Catecismo para Adultos. 16 lecciones sobre el Verbo Encarnado. $6.400,00
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Catecismo para Adultos. 16 lecciones sobre el Verbo Encarnado

Autor: Leonardo Castellani

Editorial: Grupo Patria Grande

Nro. de Páginas: 189

Tamaño: 14 x 20cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

“La Doctrina de la Fe, que Dios reveló, no está propuesta como un invento de la filosofía, que se pueda perfeccionar por el ingenio humano, sino como un depósito divino entregado a la esposa de Cristo, y ha de ser fielmente custodiada e infaliblemente declarada. Por esto, los dogmas sagrados han de ser mantenidos para siempre en el sentido declarado una vez por la Santa Madre Iglesia, y nunca hay que apartarse de ese sentido con el pretexto de hacerlos más inteligibles” Primer Concilio Vaticano

 

“Afirmamos que la mayor parte de quienes se condenan, sufren para toda la eternidad esa desgracia a causa de su ignorancia de los misterios de la fe, que deberían necesariamente saber y creer para poder ser contados entre los elegidos” Benedicto XIV