Devocionario para niños. Mis primeras oraciones. 

Autor: P. Gabriel Descotte

I.S.B.N: 978-9874218308

Tapa blanda

Nro. de Páginas: 103

Tamaño: 11 x 15 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

Cierta vez, un amigo del joven San Luis Gonzaga, le preguntó mientras jugaban:

  • ¡Oye Luis! ¿Qué harías si supieras que te queda una hora de vida?

El bromista, pensando que la respuesta sería: “me iría corriendo a confesar”; o “iría a pedir perdón a mis padres”, se asombró al oír la respuesta:

  • ¿Yo? ¡Seguiría jugando! -respondió el santo. “Seguiría jugando…”

Pues claro; ¡Esa es la respuesta de quien está preparado para la muerte! ¡Seguir haciendo lo que estamos haciendo!

¿Y tú…? ¿Tú que ahora tienes en manos este librito?¿Qué harías…?

Pues bien, para poder responder como San Luis Gonzaga, aquí tenemos un arma poderosísima: un “devocionario”: un devocionario católico que te puede llevar al Cielo. Si quieres…

  • “¿Un devocionario?¿Y eso para qué sirve?”- dirá alguno.

Un devocionario es un libro que te ayuda a alcanzar la virtud de la devoción.

  • “¿Y eso qué es?¿Lo que rezan las abuelitas?”

No solamente… La devoción es una virtud: como la obediencia, como la pureza o como la humildad; y es la virtud que hace que nuestra voluntad esté firme para entregarse siempre a todo lo que pertenece al servicio de Dios.

Es la virtud que hace poner primero a Dios y después a los hombres. Es la virtud que te hace actuar como Cristo, el Hijo de Dios.

Para los varones, será como una armadura de caballero que los hará fuertes y constantes.

Para las mujeres, será como una corona de una princesa que permitirá que todos se inclinen ante su belleza.

Porque en un niño o una niña devota, la devoción se palpa, se huele, se ve… pues la virtud hace que sean más hombres y más mujeres, al tener a Dios de su lado.

Este pequeño librito envuelve, entonces, un secreto, un secreto que apenas lo abras comenzarás a disfrutar, para que “sigamos jugando”... ¡Que viva Dios y su Santa Madre!

P. Javier Olivera Ravasi

 

 

Mis primeras oraciones. Devocionario para niños

$1.350,00

¡10% OFF comprando 1 o más!

Vas a poder aprovechar esta promoción en cualquier producto de la tienda.

Mis primeras oraciones. Devocionario para niños $1.350,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Devocionario para niños. Mis primeras oraciones. 

Autor: P. Gabriel Descotte

I.S.B.N: 978-9874218308

Tapa blanda

Nro. de Páginas: 103

Tamaño: 11 x 15 cm

Tapa: Blanda

Idioma: ESPAÑOL

 

SINÓPSIS

Cierta vez, un amigo del joven San Luis Gonzaga, le preguntó mientras jugaban:

  • ¡Oye Luis! ¿Qué harías si supieras que te queda una hora de vida?

El bromista, pensando que la respuesta sería: “me iría corriendo a confesar”; o “iría a pedir perdón a mis padres”, se asombró al oír la respuesta:

  • ¿Yo? ¡Seguiría jugando! -respondió el santo. “Seguiría jugando…”

Pues claro; ¡Esa es la respuesta de quien está preparado para la muerte! ¡Seguir haciendo lo que estamos haciendo!

¿Y tú…? ¿Tú que ahora tienes en manos este librito?¿Qué harías…?

Pues bien, para poder responder como San Luis Gonzaga, aquí tenemos un arma poderosísima: un “devocionario”: un devocionario católico que te puede llevar al Cielo. Si quieres…

  • “¿Un devocionario?¿Y eso para qué sirve?”- dirá alguno.

Un devocionario es un libro que te ayuda a alcanzar la virtud de la devoción.

  • “¿Y eso qué es?¿Lo que rezan las abuelitas?”

No solamente… La devoción es una virtud: como la obediencia, como la pureza o como la humildad; y es la virtud que hace que nuestra voluntad esté firme para entregarse siempre a todo lo que pertenece al servicio de Dios.

Es la virtud que hace poner primero a Dios y después a los hombres. Es la virtud que te hace actuar como Cristo, el Hijo de Dios.

Para los varones, será como una armadura de caballero que los hará fuertes y constantes.

Para las mujeres, será como una corona de una princesa que permitirá que todos se inclinen ante su belleza.

Porque en un niño o una niña devota, la devoción se palpa, se huele, se ve… pues la virtud hace que sean más hombres y más mujeres, al tener a Dios de su lado.

Este pequeño librito envuelve, entonces, un secreto, un secreto que apenas lo abras comenzarás a disfrutar, para que “sigamos jugando”... ¡Que viva Dios y su Santa Madre!

P. Javier Olivera Ravasi